Ante la presión de la gran fila de vehículos que alcanza los 6 kilómetros de largo y que espera regresar a Santo Domingo desde Azua, el Ministerio de Obras Públicas decidió permitir su circulación por el puente de Los Pilones, antes de colocar un relleno de cemento en su aproche para fortalecerlo más.

Sin embargo, a través de una transmisión especial de la Z101 desde la referida zona, el viceministro de Obras Públicas, Ramón Pepín, dijo que el trabajo realizado hasta el momento garantiza la consistencia de la referida obra.

 

El director de la Z, Willy Rodríguez, explicó que la idea inicial era hacer más seguro el aproche del puente con el relleno de concreto, a fin de que no se corroa fácilmente.

 

«Lo importante es hablar de soluciones definitivas», expresó Pepín.

Ingenieros de varias compañías que trabajan en la zona sugirieron a las autoridades la canalización del río Ocoa y la colocación de muros de gaviones en los puentes del Palmar de Ocoa y Los Pilones, para evitar grandes daños posteriores en éstos.