El domingo 10 de mayo es un día inolvidable, pues en ese día murió el líder de masa más grande que ha dado la República Dominicana.

“Murió Peña, Edisson” esa fue la voz que escuche luego de una jornada proselitista de ese día, ya estaba acostado,  la noticia me la dieron a las diez y 20, recuerdo yo.

Durante la división del PRD, pequeño aún,  recuerdo que mi papá se fue con Jacobo Majluta y mi madre con Peña.

Puse un afiche de Jacobo fuera de la casa y otro de Majluta en la sala.

Por Peña tuve a punto de morir durante el cierre de campaña del 1994, cuando regresábamos de un mitin en la Capital.

Me llenaron el cuerpo de moniciones que aún tengo todavía.

Peña Gómez, conocía palmo a palmo nuestro país, iba hasta a los lugares más remotos. Peña Gómez murió luchando para mantener su partido unificado.

De nada valió, las ambiciones política acabó con eso.

Quiero recordar a peñagomistas que ya no están pero como yo siempre los recordaremos.

Martina Baez, Rosa Ferreras, Beny Nin, Manuel López (Pie), Juan el fridero, Tuto Angleró, Jorge Luis Mesa (Tato), Angel E.  Novas (Solito), Cesar Durán recién fallecido hasta compuso un merengue a Peña que sonó a nivel nacional.

Caja de bola y Tata que todos los años usaba una medalla con el rostro del líder del PRD:

Peña por siempre vivirá en nuestros corazones, me dijo Rosita Ferreras.

Pero aún viven Peñagomistas como Julián Peña, Virgilio Gómez  que se encuentra muy enfermo y que ha sido olvidado por los altos dirigentes del partido a pesar de ser un icono del PRD.

Pra

 

Comparitr
0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.