DOS ENCUESTAS Y ABINADER/53.8%

  Oscar López Reyes

                El mes de mayo del 2020 fue despedido en la llama de un revuelo por una encuesta telefónica realizada por la firma Mark Penn/Stagwell, dirigida por Bernardo Vega, en la que asigna un 39% de la intención del voto a Luis Rodolfo Abinader, y un 37% a su contrincante Gonzalo Castillo. Otra presencial, del  Centro Económico del Cibao (CEC), conducida por Leonardo Aguilera, atribuye un 53.8%  al candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), y  un 29.5 %) al del  Partido de la Liberación Dominicana (PLD). ¿Por qué esa disparidad?

                Los recelos, la suspicacia y barruntos son habituales en el terruño dominicano, donde las encuestas se asemejan a un coctel con una variedad  de aperitivos: unas compañías son serias y en otras sus regentes obran como aventureros y piratas, porque emplean artimañas/mentiras/artificios para crear percepciones favorables y condicionar tropelías institucionales,  sin visión ética y con la mira puesta exclusivamente en el dinero.

Adicional a losestudios irreales y sin un ápice de credibilidad,  los receptores son pobladores que históricamente conocen una retahíla de fraudes y marrullas, justificadas por partidos y por ciertos periodistas  sin espíritu crítico, que vociferan como  cajas de resonancia, por compromisos económicos y políticos.  

                La diferenciación entre 53.8% y 39% para Abinader radica en las metodologías  presenciales y telefónicas, y su operatividad en el trabajo de campo, pero no en los marcos teóricos, los modelos de estudios descriptivos y concluyentes, en el método cuantitativo, en el universo ni  en el muestreo al azar y estratificado. Tampoco surca por los márgenes de errores,en la selección de  los rangos de edades, en los sexos ni  en las clases sociales.

                ¿Qué pasó con Vega y Aguilera?

                Las exploraciones por dispositivos de telecomunicación son poco fiables, particularmente en las actuales circunstancias en República Dominicana, en virtud de las  dificultades del directorio o  bases de datos,  la distribución de los teléfonos, la limitación de la escogencia de la muestra en el universo y el condicionamiento de los entrevistados. ¿Fueron entrevistados por señales acústicas, por ejemplo, residentes en un callejón de un barrio marginado o un campo apartado? ¿Cuáles fueron los tonos de las voces  y las vocalizaciones?

Ante una llamada por un desconocido, por más que se identifique la agencia patrocinadora,  ¿responderán que votarán contra Gonzalo Castillo aquellos que cuentan con bono-luz, bono-gas, que están en la nómina del gobierno o tienen alguna relación comercial con el Estado? ¿Recordarán que el presidente del PLD, Temístocles Montás, dijo que su partido tiene un padrón y saben por quién vota cada persona?

Además, otros escollos son que el  grado de sustitución de las telefónicas es muy alto: ¿está seguro que esa es la persona seleccionada?  Cuando se llamó al seleccionado se les habían  acabado  los minutos;  otros tenían los aparatos apagados, cambiaron de número o se los cortaron por  falta de pago.

                Acreditado por su seriedad y acierto, los rastreos del mes de mayo de Bernardo Vega no son comparables con los que efectuó en enero pasado -43% para Abinader y 28% para Gonzalo-, por la variación metodológica: presencial y telefónica. O sea, son dos procedimientos distintos para establecer paralelos, porque  -verbigracia-  no se pueden comparar limones con lechosas.

                Vega no merece los insultos proferidos, porque cuenta con un excelente  aval, por su trayectoria profesional, estatal y como escritor, y  lo decimos, porque compartimos con él un asiento en la Junta Directiva de la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, junto con respetables intelectuales: Dennis Simó, Frank Moya Pons, Eugenio Pérez Montás, Mariano A. Mella, Andrés L. Mateo, y otros.

La  empresa  Mark Penn/Stagwell   ha sido una de las más exitosas en resultados electorales, por su alto nivel de precisión y exactitud.  Pensamos que su pecado fue el sesgo por la escogencia del método de preguntas telefónicas, que se acerca más a un survey, que está aceptado científicamente, pero no así las que realizan, sin ninguna muestra y ni al azar, programas radiotelevisivos.

Respecto a  Aguilera, su medición  fue más realista, por ser presencial y más consistente en el método.  Por lo tanto, es más confiable, por su certidumbre, por (…)  tener más ayudas visuales, mejor desplazamiento, control de los supervisores y más amplia información.

Aguilera ha  realizado investigaciones  regulares y con certeza, por sus cercanías con las estadísticas finales electorales, y ha sido innovador en la identificación de tendencias. Independientemente de que trabaje para  Luis Abinader, descuella como uno de los más  científicos y más inclinados a la interpretación objetiva. Trabaja  con honestidad y no expresa deseos de manipular las preguntas, las variables ni los resultados.  Puede ser comparable con las anteriores.

                Compendiando, al margen de las dos indagaciones y los dos candidatos referidos, en el paisaje comicial nacional predomina  una mezcla tragicómica: a un postulado le llevan una encuesta y preguntar: ¿Dice que voy a ganar?….ja, ja, ja:  es buena;  y si le señalan que está perdiendo, afirma que entonces no sirve absolutamente para nada.

El candidato nunca se da por vencido: a las 12 de la noche, cuando ha sido sumado el 99% de los votos y el competidor tiene un 80% de ventaja, a sus fanáticos les manifiesta que todavía hay mucha  esperanza, y que va a ganar.  Y los fanáticos aplauden delirantemente…

También reina, folklóricamente, lo que llamaremos la Teoría del chivo expiatorio: si pierde electoralmente, hubo un fraude colosal; si el alumno reprueba la asignatura, lo quemó el profesor; si es derrotado en un juego, el árbitro se vendió; si el enfermo se agrava, hubo una negligencia del médico; cuando un artista no cala en el público, el manager lo azaró, y si el automóvil se queda en media calle,  el mecánico le falló.

……………………………

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.