Danilo, PRD y líderes expresan condolencias a Venezuela

El presidente Danilo Medina manifestó anoche las condolencias del gobierno y el pueblo dominicano a la República Bolivariana de Venezuela, ante el deceso del presidente Hugo Chávez, registrado een la tarde en Caracas.

«Recibo con mucho pesar la noticia de la partida del preside te Hugo Chávez, entrañable y solidario amigo de nuestro país», dijo el mandatario en un mensaje colocado poco después de las siete de la noche vía Twitter.

«Nos unimos al dolor de la hermana República Bolivariana de Venezuela», agrega el mensaje presidencial «Que descanse en paz, presidente Chávez».

Tasmbién el Partido Revolucionario Dominicano y líderes políticos de la nación han manifestado su pesar por el deceso del mandatario venezolano, que se produjo después de batallar durante años con un cáncer del cual fue tratado en Cuba.

El secretario general perredeista, Orlando Jorge Mera, al expresar su pesar al pueblo venezolano, manifestó también vía Twitter que «Chávez fue amigo solidario de RD. Nuestra gratitud siempre, al margen de la valoración que pueda hacerse sobre su mandato».

«En nombre del Gobierno, del pueblo dominicano y el mío propio, hacemos llegar a usted, y por su intermedio a todo el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, las más sentidas condolencias, por el lamentable fallecimiento del presidente Hugo Chávez Frías, entrañable y leal amigo de nuestro país», expresó el presidente en carta enviada al vicepresidente Nicolás Maduro.

El jefe del Estado dominicano pidió Altísimo por el eterno descanso del presidente Chávez Frías, y elevó votos para que sus familiares y seguidores “encuentren consuelo y resignación en estos momentos de profunda tristeza”.

Agrega que “tras la desaparición física del presidente Chávez, pedimos a Dios que ilumine al pueblo venezolano y permita continuar el fortalecimiento de sus instituciones y del sistema democrático, como vías expeditas para su crecimiento y desarrollo constantes”.

También abogó, en su misiva al vicepresidente Maduro, porque en las relaciones bilaterales con los pueblos de América prevalezca el espíritu solidario que las caracteriza.

Chávez Frías, presidente venezolano caracterizado por un gobierno autoritario al que denominó socialista y de tendencia radicalmente antiestadounidense, falleció el martes víctima del cáncer que padecía desde 2011, informó su vicepresidente. Tenía 58 años.

«Hoy 5 de marzo luego después de haber acudido a la reunión de consejo de ministros y de la dirección político militar de la Revolución, nos dirigimos aquí a las instalaciones del Hospital Militar de Caracas a seguir la secuencia de salud de nuestro comandante presidente. En el momento en que nos encontrábamos recibimos la más dura y trágica noticia que podemos trasmitir… ha fallecido el comandante presidente Chávez», dijo Nicolás Maduro en un discurso difundido en la cadena de radio y televisión nacional.

Chávez, cuya encendida retórica inspiraba amor y odio casi por igual, irrumpió en el escenario político venezolano como un huracán. Bajo su influjo se produjo una expansión de la izquierda en América Latina.

El 4 de febrero de 1992, cuando el gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez (1989-1993) se tambaleaba en medio de protestas callejeras en contra de medidas económicas y denuncias de corrupción en contra del mandatario, un carismático teniente coronel del Ejército, desconocido para los venezolanos, encabezó un intento de golpe de Estado y fracasó.

Fue capturado y llevado ante las cámaras, donde anunció que para él y sus seguidores vendrían «nuevas y mejores oportunidades» y pidió a sus colegas que entregaran las armas «por ahora».

Desde la prisión, Chávez apoyó una segunda intentona militar en noviembre de 1992.

El presidente socialcristiano Rafael Caldera (1994-1999) puso fin al proceso penal por rebelión.

Tras abandonar la prisión, Chávez empezó a viajar por todo el país buscando apoyo para un naciente proyecto político «bolivariano», una mezcla de ideas que oscilaban entre el marxismo y las proclamas de su héroe, el prócer independentista Simón Bolívar, y que incluyó hasta principios cristianos como el amor al prójimo.

Prometía poner fin a la corrupción e instaurar un régimen basado en la justicia social.

No tardó en alcanzar el poder con los votos, en buena medida al beneficiarse de las luchas intestinas de los partidos tradicionales y el descrédito de éstos ante un electorado hastiado de la violencia criminal y la corrupción.

Chávez ganó la presidencia en los comicios de diciembre de 1998 con 3,6 millones de votos, el 56,20%, un número mayor que cualquiera de sus predecesores en la jefatura de Estado desde la llegada de la democracia en 1958.

Uno de sus primeros actos oficiales fue convocar una Asamblea Constituyente que redactó una nueva constitución a fin de introducir la reelección inmediata del presidente, que hasta entonces no existía.

Chávez y sus aliados rápidamente dominaron la política del país, obteniendo mayorías en la legislatura, las gobernaciones y en el sistema judicial.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario